8/2/16

Cuento: El Azul

Blue Print Installation, Alexa Meade
La escultora sonríe. Ropa, cara y manos cubiertas de pintura azul y blanca. Las manchas, marcas de orgullo, resaltan sobre el verde de la camiseta, el oscuro de los jeans y el rubor de sus mejillas. El pincel en su mano baila sobre el yeso endurecido mientras se afinan los últimos detalles de su creación. Son sus manos, adoloridas de tanto moldear y pintar, los instrumentos humildes del artista, las herramientas con las cuales todo es posible. La artista  juega con un mechón de su cabello mientras da las pinceladas finales en el rostro de su obra.

Mientras termina su trabajo, la escultora recuerda todos esos meses de arduo esfuerzo. Rememora la ocasión en que sus amigas la invitaron a salir, pero ella las rechazó por quedarse a trabajar hasta tarde. También viene a su mente esa vívida tarde cuando su novio terminó con ella porque no le prestaba la suficiente atención; y cuando su propio profesor de arte le ordenó parar y descansar.

Todas esas visiones del pasado, dolorosas a su manera, parecen insulsas al observar la perfección de su trabajo, la culminación de la obra de un genio. La escultora es la genio y los sacrificios han valido la pena. Satisfecha baila alrededor de la escultura, casi esperando que la obra misma se levanté y comience a danzar con ella.

La escultura es una pieza sin igual. De tamaño real, el hombre de azul se encuentra sentado en posición rígida sobre un sofá de la misma tonalidad, una pieza de utilería que parece parte del hombre mismo. A su lado, en el mismo juego de sombras blancas y azules, reposan sus zapatos, vaga señal de que el hombre se encuentra en casa. El personaje de azul es de brazos fuertes, piernas robustas y dedos nudosos. A pesar de lo cómodo de la silla y la familiaridad del entorno, la obra, el hombre, el Azul, se encuentra en tensión.

Blue Print, 2010, Alexa Meade
En aquel rostro inventado, nacimiento del arte, se reafirma esa inconformidad. Su cabeza calva, brillante ante los tonos blancos, marca un camino hacia unos ojos furiosos, molestos, llenos del tedio de la pasividad.

La escultora detiene entonces su danza y nota los ojos de su obra maestra. Se muerde el labio. Juega con su cabello. Levanta el pincel. Aquellos ojos no están bien.

-     Esta no es la expresión que espero encontrar en mi príncipe azul – dice con recelo, molesta por no haber notado esa imperfección antes.

Da vueltas de un lado a otro intentando encontrar una solución. No quiere esa mirada de odio y austeridad en el rostro de su Azul. La escultora quiere sonrisas, no malhumor. Quiere felicidad, no desesperación. Un hombre que la sostenga en brazos con una sonrisa eterna. Ha sacrificado amigos, romances y responsabilidades por la obra… ¡Tiene que ser perfecta!

Lentamente, toma un poco de pintura azul, la mezcla con un poco de blanco, hace unos cuantos ensayos sobre papel y, como si se tratase de la batuta de un director de orquesta, levanta el pincel, lista para dar las pinceladas mortales que acabaran con esa expresión de eterno fastidio.

-       ¡Tú eres mío!  Mi obra perfecta. Mi único amor. Serás como deseo.

Entre todo ese azul mezclado con blanco, un aura rojiza brilla en aquellos ojos malditos. Justo antes de que el pincel toque el rostro de la escultura, una mano azul se extiende hacia el cuello de la artista. Por un segundo solo hay desconcierto en la mirada de la escultora, que lentamente se convierte en incredulidad y, finalmente, en terror.

Red Eye, Simple Castle
La mano, de brazo fuerte y dedos nudosos, pareciera ser creada con el propósito de estrangular. Al movimiento de ese brazo, le sigue el de una cabeza que tráquea su cuello por primera vez, un pecho enorme que sube y baja al respirar, y unas piernas que no hacen esfuerzo al levantarse de la silla.

El Azul levanta a la escultora del piso mientras esta suelta el pincel y se retuerce en el aire. En el reflejo de esos ojos con brillo rojizo se ve la desilusión de unas amigas que deseaban bailar, la tristeza de un novio dispuesto a amar y la preocupación de un maestro deseoso de ayudar. 

El Azul exprime con fuerza hasta sentir los huesos rotos. Suelta a su creadora y ella cae sin vida al lado de los frascos de pintura. Allí solo hay azul y blanco, ella nunca compró pintura roja.

La obra, el Azul, mira a la escultora tan solo un segundo y luego, con pasos fuertes, deja la habitación sin mirar atrás. 

Posdata:

Este cuento fue inspirado por el interesante trabajo de Alexa Meade. Para ver más de su trabajo pueden dar click aquí. 

Si les gustó el cuento, déjenmelo saber en los comentarios. Si desean leer reseñas de libros no se olviden de visitar las otras entradas de Tinta y Torres de Libros. 





En este momento estoy participando en la iniciativa International Bloggers que busca motivar y ayudar a todos aquellos blogueros literarios que apenas están empezando. Para más información pueden dar click en la imagen.

1 comentario:

Berta Lanza dijo...

Hola!!! Muchas gracias por unirte a mi iniciativa, ya te sigo.